Bienvenido… el cambio

1274676Mucho se ha escrito y en cada rincon del planeta se habla del cambio. Todos los días nos enfrentamos a innumerables circunstancias que demandan toma de decisiones, se evalúan una y otra vez antecedentes y escenarios, unas veces de manera rigurosa y en otras no tanto. Sin lugar a dudas, las actuales dinámicas son tremendamente cambiantes y lo que hoy es cierto, mañana con un alto grado de certeza, no lo será.  Aun así, y en consideración  de los avisos y claras señales que jalonan un cambio, éste no se da; no asoma una mínima inquietud o elemental sentido de hacer las cosas de manera alternativa, de atreverse a salir del libreto y de experimentar  la diferencia.  Es pasmosa la infranqueable fachada que exhiben las personas, no nos sorprende nada, seguimos inmersos en el trajín y en la rutina.  Por supuesto el mundo empresarial no escapa a tan temerosa realidad.   Resulta cuestionable la cómoda posición que adoptan muchos empresarios a la hora de planear y dirigir sus organizaciones.  Para una gran mayoría, el solo hecho de contar con los pedidos mensuales y la cartera al día, son elementos lo suficientemente contundentes para justificar su buen desempeño. Dado que la alta dirección en las empresas están encasillados en estas estructuras mentales rígidas, los subalternos se visten con los mismos principios y de ahí hasta los vendedores, luego, la innovación y el cambio no se sitúan en primerísimos lugares en la empresa.  Necesitamos que el cambio sea entendido como parte esencial de las actividades diarias, que no se limite a  grupos de trabajo o incomodas jornadas de información, que no basta con correos en la intranet o visitas externas que lo promuevan. NO. Debemos sembrar la duda al interior de las organizaciones, levantar y estimular el ingenio e interés de cada sujeto pasivo, atraer la crítica constructiva y llevarla a lo más emblemático en las organizaciones.  Es tiempo de concebir mi negocio como de esquina y pasajero en el tiempo, como una organización que trasciende límites y fronteras, ahora es el momento del cambio.  Para que el cambio sea sostenible en el tiempo, cada organización debe disponer de las estructuras adecuadas, con recursos de todo índole (físicos, emocionales, económicos, financieros, humanos, tecnológicos, etc.) de tal manera, que se disponga de lo esencial para articular planes y proyectos de vanguardia.  Estos laboratorios deben ser ajenos a las burocracias y  modas, debe ser espacios concebidos para la apertura e imaginación.  No deben ser condicionados por límites de tiempo o resultado, no se deben medir,  y por el contrario, deben ser vistos como escenarios, como un paso obligado de cada colaborador.  Resulta apremiante exigirnos cada vez más pasos contundentes a la perfección, a la mejora integral de nuestras vidas, nuestra sociedad y nuestro país.   Siendo empresarios del mundo y participes directos en los cambios que suceden hoy mismo, muy respetado empresario sea usted bienvenido. Y bienvenido… el cambio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s